src='//load.sumome.com/'/> octubre 2014 ~ Marisa Citeroni

Marisa Citeroni - Autor

Novela romántica histórica

Novela romántica homoerótica.

Trilogía romántica contemporánea

Novela romántica contemporánea

domingo, 19 de octubre de 2014

Entrevista a Gema Lutgarda

Muchas gracias a la autora por esta hermosa entrevista.



Biografía:

Nací en Málaga, ciudad andaluza ubicada en el sur de España, acunada por las aguas del mar Alborán. Desde muy pequeña, incluso antes de conocer el significado de las letras, me gustaba rozar esos diminutos dibujitos negros plasmados en aquellas hojas de papel abrigadas por los libros, e imaginarme que misterios y aventuras guardaban… Después, cuando tuve conciencia de la escritura, solía devolverles a las letras ese misterio; sin embargo, nunca le di importancia a aquello que mi imaginación dictaba y mis dedos escribían; y a menudo, mi madre se convertía en la guardiana de esos desamparados escritos, conservándolos en aquella cajita que ella llamaba de “los recuerdos”.
Digamos, que mi relación con la literatura, es comparable a la más tórrida historia contada en una novela de ficción erótica. La literatura nunca frenó su empeño de seducción sobre mí. Entre nosotras, ha habido odio, hastío, amor, rendición… Y ahora, en estos momentos de mi vida, no concibo mi existencia sin ella.
Aunque, rendida a sus encantos, todavía estuve a punto de volver a la insana monotonía de desoír lo que aquella musa me chivaba al oído; lo bueno y lo malo de la vida me empujó a no ignorarlo. Mi madre, se fue de mi lado; pero, de alguna forma, susurro la fuerza y la confianza que a mí me faltaban para crear vida… Sí, me di cuenta, que aquello que salía de mis manos, cobraba vida propia, aun yaciendo sobre un papel, aun titilando en la pantalla de un ordenador. Fue la sensación más bonita experimentada, desde aquella vez en que el amor humano, el amor de mi marido me envolvió. Recuerdo que lloré, porque mi madre al instarme desde el cielo a escribir, me dio la vida de nuevo. 
Y así nació mi primera novela: “Las culpas del amor”,  del aliento de mi madre, de la guía de mi abuela, cuya pluma siento en el alma; de los ánimos y el cariño de mi familia, amigos y escritores, y aquella profesora de idiomas, que me alentó a lanzar mis palabras al aire, y deshizo de una vez por todas la timidez que aún habitaba en mis sentimientos.
Hoy, mi único anhelo, es compartir con todos vosotros, todo aquello que me hizo respirar y vivir… Que, tal vez, esas líneas puedan arrancaros algún suspiro, puedan llenaros de amor… o de paz.


Entrevista:

1- ¿Cómo te definirías? 

Bueno, me definiría como una persona romántica, soñadora, que a veces vive entre nubes, pero que nunca pierde la percepción del suelo. Intento buscar y encontrar en esa realidad terrenal la felicidad, la positividad… verle el lado bueno y amable a las cosas, aunque en primera instancia me parezcan oscuras. Sentir el apoyo de las personas que me rodean, e intentar devolver todo lo sentido, porque creo firmemente que así es como funciona la vida: las personas somos un todo, somos auténtica fusión; si algo va mal con alguien, nos afectará tarde o temprano, si tú sonríes yo sonreiré contigo: ésa es mi filosofía.

2- ¿Qué te llevó a escribir? y ¿Cómo nació ese gusto por la escritura? 

A decir verdad, creo que el gusto por la escritura ya nació conmigo, inclusive antes que el gusto por la lectura, aunque parezca paradójico. Siempre he tenido una imaginación muy activa: las frases, los sentimientos, las palabras se agolpaban en mi mente y no tenía más remedio que dejarlas escapar: cuando era pequeña y aún no sabía escribir lo hacía mediante dibujos: “garabatos” (la verdad es que dibujo fatal) y cuando supe coger el lápiz y armar palabras, era un no parar, escribía en cualquier superficie, y cuando digo en cualquier superficie me refiero hasta en aquella puerta recién pintada de la cocina de mi casa y utilizando un pintalabios de color bermellón… Creo que recordaré ese día para siempre, (y mi madre también). Aunque a pesar de ese imparable entusiasmo, nunca le di importancia a ninguno de mis escritos. Ellos eran un juego, una necesidad incluso. Escribía y al instante me olvidaba de ese trozo de papel manchado de bolígrafo o de carboncillo de un lápiz. Sin embargo, mi madre se volvió guardiana de esos escritos. Y al marcharse, cuando la vida decidió que ya le había llegado la hora de partir… bueno, supe que tenía que cumplir su deseo; iluminar aquella tristeza que me dejó en el alma su pérdida; mi primera novela nació y de alguna manera con ella, mi madre me hizo nacer de nuevo también. 

3- Se dice que no hay historias originales, que todo lo que se debía escribir ya se escribió, que todas las historias ya se han contado... ¿cómo entiendes la originalidad en tus escritos? 

Creo que cuando escribo, cuando me siento delante de un ordenador o de una libreta, no busco o no presto atención a la originalidad en sí.  No pienso en ella. Tengo una idea y la plasmo, empiezo a modelarla y conforme los personajes van tomando resuello, ellos son incluso los que me manejan y me modelan a mí. Una historia, un personaje… es una vida, y como tal, no hay dos iguales; incluso los gemelos idénticos tienen sus diferencias: ni siquiera sus huellas dactilares son las mismas. Por lo tanto, no creo en la falta de originalidad; sí en la magia. Hay una frase corta, pero que me hizo pensar mucho cuando la leí, que aparece en el primer libro de la saga de “Harry Potter”, “Harry Potter y la piedra filosofal”, que dice así: “La varita escoge a su mago, señor Potter”. Cada libro es una varita y cada lector es un mago; el libro, sus líneas… te pueden o no escoger, pero no por ello tienen que perder su magia.

4- Los personajes masculinos son todo un reto, cómo reflejar el pensamiento masculino en una novela, Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, decía: “Es más fácil aprender mecánica que psicología masculina. Una moto puedes llegar a conocerla, a un hombre jamás.” ¿Cómo diseñas los hombres de tus novelas? 

Bueno, creo que hay una frase muy similar para la psicología femenina, si no me equivoco… Tanto el hombre como la mujer tenemos diferentes formas de pensar o de ser, y eso es bueno, porque en la diferencia de alguna forma está la unión… En cuanto a la pregunta, todos los hombres de mis escritos son profundamente románticos, tiernos y poéticos, (incluso, algunos de mis villanos, a su manera, pero lo son). Sí, soy una utópica, lo sé; pero también soy una romántica empedernida. No busco el modelo de hombre musculoso, insaciable sexual, “el amo del universo”… Busco mostrar sobre todo el alma, los sentimientos… tanto en mis personajes femeninos, como masculinos. Intento escudriñar en ese punto de fusión humano, en esa apariencia que nos aleja del género sexual y nos acerca más a las personas que somos. 

5- Seguro alguna vez escuchaste esto: “Las monjas también pueden colgar los hábitos... o levantárselos.” Es una linda excusa para preguntarte, ¿cómo ves el erotismo de las novelas románticas? 

En realidad, pienso que el erotismo forma parte de nosotros. Todo ser humano es erótico por naturaleza. El erotismo no deja de ser una forma de expresión, de comunicación, de unión… luego, es hermoso. Una novela romántica, erótica, escrita con elegancia y sentimiento, puede dejarte pegada a la silla durante horas, atraparte sin lugar a dudas; siempre y cuando, ese erotismo sea llevado a un status de normalidad y no a la obsesión. El erotismo debe formar parte de la novela, de la vida de los personajes, no ser el único y repetitivo eje de la obra, al menos en mi opinión. 

6- ¿Qué tipo de problemas suelen surgir cuando uno quiere publicar su primera novela? y ¿Fue difícil empezar? 

Muy, muy difícil. Yo estuve a punto de tirar la toalla; no lo hice gracias a mi familia que me animó, a mis amigos, a esos escritores que aunque están en la lejanía me han apoyado y mucho. Si eres novel ni siquiera se molestan en leer tu manuscrito, y si lo hacen y ven que es medianamente bueno, no quieren arriesgar si no tienen asegurado que recuperaran el dinero invertido. Esto es cruel, pero no deja de ser una tangible realidad. Hubo algo que un editor me dijo, recuerdo que fue mi último intento de publicar la novela en papel, (ya me había llevado otra decepción con otra editorial); y esta última me terminó de rematar, o tal vez me dio más fuerza, no lo sé… La frase de este editor fue: “Hija, tienes talento, pero si tu talento es un capricho que no te puedes costear, mejor olvídalo”. No recuerdo haberme sentido tan desconcertada, entristecida y enfadada en la vida. Sin embargo,  nED “Nueva editora digital” me dio la oportunidad, mi novela voló gracias a ese estupendo equipo de personas que trabajan en pos de la literatura; y no tengo como agradecerles todo lo que han hecho por mí y por “Las culpas del amor”. Porque además, han hecho que vuelva a creer en los sueños, a vivir entre nubes… 

7- Para aquellas personas que no hayan leído sus libros aún, ¿Cómo los describiría? 

Sobre todo son sentimientos; hay una parte de mí en cada uno de mis escritos. Una amiga autora me dijo que era muy intensa al escribir. Supongo, que es así. Es muy difícil juzgarse a sí mismo. Pero, si juzgo a mis personajes y lo que me hicieron sentir: intensidad es la palabra más apropiada. Así que eso es lo que le prometo a mis futuros lectores: intensidad.

8- ¿Dime 5 libros que recomendarías leer?

Bueno, son más de 5 libros porque entre mis preferidos están varias sagas, pero ahí van:
La saga de “Harry Potter” por J. K Rowling (estos libros hicieron de mí una lectora empedernida)
La trilogía de “50 sombras de Grey” por E. L. James (y a quien no)
“Los hombres de mi vida” por Mariela Villegas R. (en su lectura encontré algo más que un libro, sus líneas tienen hueso, carne, aliento y alma) 
La saga “De Joyas y Guerreros” por Andrea V. Luna (vives cada sentimiento volcado por su autora)
“Eldir hijo de Liam” por Andrea V. Luna (llevaré a ese príncipe en el alma toda mi vida)

9- ¿Sobre qué es lo próximo que tienes pensado escribir? 

Hace poquito terminé una novela de género romántico paranormal, que ha sido un verdadero reto. Nunca había tocado el tema paranormal, suelo ser muy aprensiva y asustadiza, y cuando investigaba… Ufff… tenía que esperar días para asimilar y escribir; pero creo, que he conseguido plasmar lo que buscaba y no ha quedado del todo mal. Y ahora mismo, estoy sumergida en la escritura de relatos cortos. Me gustaría hacer una recopilación de ellos, crear un libro de pequeñas historias relacionadas, como no, con la temática del romanticismo, a través de diferentes enfoques. La verdad, estoy muy ilusionada con el proyecto. Espero que guste.

10- ¿Cuáles son tus escritoras favoritas? 

Ufff, eso muy difícil de decidir; pero si tengo que elegir… Matilde Asensi, Reyes Monforte, Jodi Ellen Malpas, Andrea V. Luna y Mariela Villegas R. y podría seguir y seguir… Cada autor que lees, deja una huella imborrable en ti. 

Muchas gracias por tu amabilidad.

Gracias a ti por esta preciosa entrevista.


Las culpas del amor:

Sinopsis:

Vivir atrapados por las culpas, aquellas que sin embargo, achacamos al amor o al cariño. ¿Cuántas veces he escuchado la misma excusa?...  Eres mía y de nadie más porque te quiero; tengo el poder sobre tu cuerpo y tu mente porque te amo; te di aquella paliza porque este amor me está volviendo loco; la maté porque la quise. 
Horrores tras horrores cobijados, excusados… que mancillan y empañan la pureza de tan hermoso sentimiento.
Esta novela es un silencio de respeto, y a la vez un grito catártico contra tantas injusticias. 
Harry Newman, aquel chico torturado por su pasado, aquel chico que amó a otro chico, supo leer donde nadie leyó: en aquellos ojos verdes atenazados por el miedo. Quizá porque su pasado estaba tan latente en cada objeto, en cada vida, en cada instante… que los ojos de Sara lo atraparon en ese mismo calvario sufrido desde su infancia. Un calvario que quería olvidar, que necesitaba expiar. Por ello, luchó por ella y también por él; por ello acabó amándola, porque el verdadero amor no entiende de sexos, ni de culpas. 
Sin embargo, las culpas los persiguieron, aquella guerra no sería fácil de derrotar; el odio disfrazado de hipocresía los golpeó sin miramientos; pero ellos gritaron, pelearon, ¡proclamaron! Tendieron su mano hacia ti… Sí… tú, ese lector, ese otro aliento que vive, que sostiene este libro… ¡Ayúdalos en su grito! ¡Ama, vive!...  Y ahora cierra tu mano, porque sé que está prendida y unida a esa misma búsqueda. Porque sé que al fin, atado al amor, tú también eres libre… ¡Sois libres para amar!





¡Bienvenida al blog Gema!


jueves, 16 de octubre de 2014

Ganadoras del sorteo



Las Ganadoras son: 

Isabel:    isabelsierragarcia@gmail.com

EmiRose Santiago:   emirosesantiago@gmail.com

Dacil Armas:    dacil.ar@gmail.com


domingo, 12 de octubre de 2014

Mi Ángel... mi guardián.



Capítulo 1


Ángel Trelles –investigador privado– era catalogado como el mejor en su trabajo desde el momento en que su baja en el ejército le dio la oportunidad y abrió una agencia de investigaciones. Marchó tan bien que al poco tiempo tuvo que tomar empleados que lo ayudasen. Se ocupó de enseñarles cómo hacer un trabajo investigativo discreto y que evitar meterse en problemas. Ese era su lema: una discreta y oculta investigación así mediante fotografías y documentos que acreditaban sus hallazgos, daba por terminado su trabajo. Solo resolvía el problema si su cliente se lo pedía y para tal caso meditaba si el esfuerzo sería justificado.
Nunca ocupó su tiempo en resolver casos de infidelidad o de simples estafas de delincuentes insignificante. Le atraían los casos difíciles y hasta aquéllos que jamás se resolvían. Eso lo mantenía ocupado y con la cabeza en otra cosa. No quería pensar en su vida personal y en esos momentos menos. Cuatro meses antes había terminado su relación con Daniel, el niño bonito como le gustaba llamarlo porque sabía que eso lo enfurecía.
Y todo había tenido un comienzo: la noche de la boda de sus amigos Brendan Hoffman y Joel Moore. Esa noche que cambió su vida cuando luego del baile realizado en el club Orión, Ángel se retiró de la fiesta con Daniel.
****
Conoció a Daniel Ordoñez cuando tuvo que salvar la vida a sus dos amigos, luego de una golpiza que el antiguo dueño del Orión le dio a Brendan solo para vengarse de su novio Joel. El hombre había decidido que era mejor matarlos.
Ahí fue donde Ángel entró a formar parte de la historia del doctor Daniel Ordoñez.
O quizás fue al revés.
En esa oportunidad buscando salvarlos, llevó a sus amigos a las afueras de la ciudad, a una de las propiedades de Joel para protegerlos y, habiendo heridos, el buen doctor decidió acompañarlos. Su estadía en la casona, trastornó todo lo que era. No pudo quitar sus ojos de Daniel ni un segundo, de pronto se encontró deseándolo como jamás lo había hecho con nadie. Daniel era hermoso, un absoluto niño bonito que penetró su dura piel y allí se quedó. Sabía que era un error y luchó para que nada pasara entre ellos. Eran dos personas totalmente diferentes, de dos mundos opuestos. Y por más que le diese vueltas al asunto una relación entre ellos era imposible. Se había mantenido firme en su decisión hasta el maldito día de la boda.
Ese día se había levantado más vulnerable de lo normal y todo el ambiente de fiesta y de amor a su alrededor no lo había ayudado para nada. Tampoco podía culpar su proceder al alcohol: jamás se excedía en la bebida y esa noche no fue la excepción. El error fue aceptar bailar con Daniel en el preciso momento en que empezó la música lenta. Sentir su cuerpo tan cerca del suyo y percibir la excitación del buen doctor, unido el perfume de su piel y el calor que emanaba su cuerpo fue demasiado.
Su perdición se inició definitivamente en un paquete llamado Daniel Ordoñez. 
Cuando Daniel percibió que el duro investigador estaba tan caliente como él. Se atrevió a ir un poco más allá.
—¿Qué dices si nos dejamos de jueguitos y vamos a mi casa?¿O es que acaso un hombre tan duro también siente miedo?
—No digas tonterías… ¿de qué puedo sentir miedo? No tienes ni idea de lo que soy capaz en un enfrentamiento —respondió sabiendo perfectamente que no hablaba de esa clase de miedos.
—¿No? ¿Y tampoco sientes miedo de sentimientos inusuales o de alguna sensación a la que no puedes controlar?
—Por supuesto que no y te lo puedo demostrar cuando quieras —inmediatamente después de decirlo se arrepintió, pero ya era tarde.
—Muy bien, este es el momento justo de demostrar tus palabras —lo desafió el doctor.
Las miradas dijeron lo que las medias palabras intentaban completar. La atracción y el deseo era fuerte y claro para ambos, desde que se conocieron. No había tiempo de rodeos o subterfugios.
—¿Así lo quieres? —su voz fue un susurro que erizó su piel— Despídete y sal por el frente, yo lo haré por atrás, ya están acostumbrados a que desaparezca por lo que no llamará la atención, espérame en tu auto —agregó como buen estratega que era.
No dudó en aceptar la invitación y se fueron de la fiesta uno por el frente y el otro por los jardines de la casona. Cuando llegó hasta Daniel éste ya lo estaba esperando con el auto en marcha. Hicieron todo el viaje hasta la casa en silencio, dirigiéndose miradas cargadas de deseo de tanto en tanto. El ambiente era de palpable excitación por parte de ambos. Aunque Ángel continuaba con sus dudas de involucrarse con un hombre que le gustaba demasiado, sobre todo porque ya conocía el final: las separaciones siempre eran dolorosas. Ese había sido el final de todas las relaciones que había tenido hasta el momento. Este hombre le gustaba… y mucho, el adiós le sería más duro que con los demás.
El hombre era especial, maldición… sí que lo era, nunca había conocido a un hombre como Ordoñez. Poderoso como él mismo en actitud, fuerte de cuerpo y extremadamente dulce cuando debía serlo, pero duro cuando era necesario. Lo había comprobado cuando recibió una bala por él en casa de su amigo. Si bien la situación lo había asustado porque estaba dormido, inmediatamente actuó en consecuencia, como médico para asistirlo.
En cuanto llegó a su casa supo que había tomado la decisión equivocada pero ya no podía dar marcha atrás y se prometió intentarlo. La casa de Daniel era un museo de obras de arte. Por donde se mirase había cuadros de renombres, obras de arte de valor incalculable. Su posición económica se dejaba vislumbrar por cada rincón. No es que él fuera pobre, tenía muy buen dinero pero su forma de vida era muy distinta. Y definitivamente el cuarto que habitaba se encontraba muy por debajo de ese lujo. Estaba parado inmóvil en medio de la lujosísima sala con el claro pensamiento que debía marcharse. Dio media vuelta y lo único que logró fue encontrarse con unos tiernos y carnosos labios que le demandaron con ansiedad. Manos ansiosas lo recorrían sin darle tregua o tiempo a retroceder.
Estaba jodido… bien jodido.
Sin poder contenerse se fueron arrancando la ropa que quedó esparcida por los escalones de la amplia escalera, por la que Daniel lo conducía al dormitorio. Besos desenfrenados, caricias de fuego. Ciertamente el ambiente dentro del cuarto se iba caldeando. Casi sin respirar cayeron sobre la cama en un complejo enredo de brazos y piernas. Ángel ya no pudo controlarse, cada beso de su nuevo amante lo quemaba a fuego. Buscó su boca, tomó posesión de ella e introdujo su lengua en busca del placer infinito que ésta le proporcionaba. Bebió de esa pasión como un hombre sediento en busca de más y más. Daniel se lo dio le concedió todo, y exigió una entrega por igual.
Sintió que estaba donde pertenecía. Se introdujo muy profundo en el cuerpo del niño bonito comenzando una danza milenaria. Las caderas de ambos golpeaban en cada embiste de Ángel y Daniel lo recibía dentro suyo buscando y pidiendo más. Tomando posesión de su carne y abrigándolo en su interior suave y sedoso. El ritmo se intensificó, las respiraciones se aceleraron, ambos fuera de control se precipitaron derramando su simiente en un placer inesperado que los llenó de gozo. Yacieron exhaustos, sudorosos pero muy abrazados sin poder despegar el cuerpo el uno del otro. Los recibió el amanecer y con él… el momento de separarse. 
—Imagino que no volveré a verte otra vez —dijo Daniel totalmente convencido.
—¿Por qué piensas eso? —interrogó Ángel, sabiendo la respuesta.
—Sé muy bien que apenas entraste a mi casa te arrepentiste.
—Estoy seguro que esto es un error, somos muy diferentes.
 —Mientras hacíamos el amor no pensabas los mismo, y no me vengas con que fue solo sexo. No quiero tu representación de tipo duro.
 —Muy bien… y ¿qué quieres de mi Daniel?
 —Que me permitas demostrarte que lo nuestro puede funcionar. Nuestras diferencias solo las ves tú. En una relación lo importante es que ambos pongamos de nuestra parte. Danos la oportunidad de ver a qué nos lleva esto.
—Ya veremos… bonito… ya veremos.
Y en realidad lo vieron durante unas cuantas semanas. Se encontraban cada vez que podían. Siempre en casa de Daniel, ni loco le hubiese pasado por la mente llevarlo a su pobre cuartucho. Continuaron viéndose casi siempre por las noches, Ángel siempre ponía de pretexto que estaba trabajando si Daniel lo llamaba de día o lo invitaba para salir a algún lado.
Una noche el buen doctor se animó a hacerle algunas preguntas, que por supuesto no fueron contestadas.
—¿Me invitarás algún día a visitar tu casa? 
—Tal vez… ¿cómo estuvo tu día hoy? —preguntó para cambiar de tema.
—Con conflictos normales de un día común —él también contestó con evasivas.
—¿Tienes algún problema en él trabajo? —quiso saber Ángel.
—Nada de qué preocuparse.
Al parecer tenían dificultades para otro tipo de relación que no fuese la física, que por el momento era suficiente pero ambos sabían que pronto no lo sería. Continuaron con sus encuentros amorosos, sin complicaciones, sin compartir nada más, en un acuerdo tácito. El doctor cuando estaba libre de guardias le enviaba un mensaje a su celular y Ángel lo visitaba, siempre de noche y jamás en público. En algunas ocasiones. estando Ángel desocupado, entraba a la casa de Daniel a esperarlo sin ser llamado y sin que este le hubiese dado las llaves. Él no necesitaba llaves cuando quería entrar a algún lugar. La primera vez que Daniel entró a su silenciosa y vacía casa y se dirigió a su dormitorio se llevó un susto de muerte. Ángel estaba dándose una ducha en el cuarto de baño, luego de la angustia y del posterior arrebato de pasión que lo llevó a meterse a la ducha, lo interrogó.
—¿Cómo entraste sin forzar la puerta y sin que suene el dispositivo de alarma?
—¿Te olvidas que soy el mejor en mi trabajo? 
—Lo que me lleva a pensar que gasté una fortuna en la mejor alarma del mercado para nada —dijo preocupado porque alguien más pudiese entrar como lo hizo Ángel.
—No te confundas, tu sistema de control es de lo más caro y de lo mejor, como todo en esta casa. Y no te preocupes, nadie podría violarlo —dijo de forma sarcástica.
—¿Excepto tú? —preguntó Daniel incrédulo
—Excepto yo —respondió altanero.
Sin dar más explicaciones, siguió entrando en forma furtiva para sus increíbles encuentros con Daniel. Para Ángel entrar de esa forma en la casa de su amante era su manera de no establecer lazos demasiados profundos: nadie lo veía entrar por la puerta principal. Evitaba, en sus pensamientos que alguien se hiciera una idea equivocada de su relación con el buen doctor. 
Daniel no lo cuestionó y dejó que prosiguiera entrando como si fuese un ladrón, esperaba que de a poco fuese aceptando que la relación entre ambos era más de lo que él quería aceptar.
 La cruel realidad abofeteó a Ángel el día en que Daniel le dio la gran sorpresa de pedirle que lo acompañase a una fiesta en honor a su padre. 
Ángel lo pensó; quizás al asistir a esa reunión y ser vistos juntos harían que inmediatamente se notaran las claras diferencia entre ambos. Quizás esa era la respuesta que Daniel necesitaba para darse cuenta que su relación nunca podría ir más allá del sexo.
—No creo que sea prudente que sea yo quien te acompañe —respondió Ángel dubitativo, esperando que no insistiese.
—¿Por qué no, es que acaso te avergüenza que te vean conmigo? —preguntó Daniel sarcástico sabiendo que lo estaba punzando por una respuesta un poco más consistente.
—Claro que no —Ángel se molestó—, el que se avergonzaría de que lo viesen conmigo serías tú.
—Por supuesto que no —respondió Daniel—, muy por el contrario estaría muy orgulloso de que me vieran contigo.
—¿Sabes qué pienso Daniel? Que te niegas a ver la realidad entre nosotros. Tú eres una persona de dinero, fama, de buena educación y un don de gente que yo no poseo y no poseeré nunca. Yo soy una persona, simple, sencilla, que no nació entre algodones, si no que hice mi dinero a fuerza de golpes y sangre. No soy fino, no soy suave, ni delicado y ciertamente no soy la persona idónea que nadie presentaría a su familia.
—No me niego a la realidad, me niego a que tú creas esas sartas de estupideces que acabas de decir. Sí, nací en el seno de una familia adinerada, pero de ninguna manera mi padre me hizo la vida fácil y mucho menos entre algodones como tú crees y si de sangre hablamos, derramé mucha de la mía en cada paliza recibida por no ser el hijo que alguna vez mi padre soñó.
—¿Y aun así quieres ir a una fiesta en su honor? En verdad que no te entiendo —dijo Ángel.
—Debo hacerlo por mi madre. Igual no te creía tan cobarde… siempre presumes de valiente.
—Daniel deja de provocarme —le advirtió.
—Lo haré si me prometes acompañarme. La fiesta no es gran cosa, acompañaré a mi madre a recibir un premio, ella dirá unas palabras, cenaremos, tomaremos unas copas y volveremos como si nada —lo miraba suplicando por un sí.
—Está bien, pero sigo sin estar de acuerdo.
Ángel le dijo que lo esperaba en el Orión, la fiesta lo aterraba y más lo aterraba desentonar y estaba seguro que lo haría. Cuando Daniel aparcó el vehículo en la puerta del club, Trelles se sorprendió mucho. Ordoñez era muy rico pero de gustos simples, no le gustaba la ostentación. Pero allí estaba bajando de un increíble Bentley Continental Flying Spur y vestido con un traje impresionante de Giorgio Armani. De su muñeca resplandecía un Rolex de oro y brillantes mientras en su dedo anular exhibía un añillo Bulgari con un diamante azul para nada simple.
Ángel se quedó parado solo viéndolo acercarse. Daniel notó su incomodidad enseguida y quiso distender el ambiente entre ellos.
—Si sabía que te ibas a poner tan guapo me hubiese vestido mejor —dijo tratando de poner paños fríos sobre el asombro de su hombre.
—¿Mejor? —preguntó incrédulo— ¿Es que hay una maldita manera de vestirse mejor?
Daniel lanzó una carcajada sin poder contenerse. Pero que lo hizo arrepentirse de inmediato.
—Estoy bromeando, debiste mirar tu cara, cuando bajé del auto —trató de disculparse.
—No creo estar preparado para tu fiesta, ni tan bien vestido como tú, mejor no voy.
—¿De qué estás hablando? No es que estés precisamente mal vestido con tu Versace de lujo y tu camisa de seda.
—Nada de lo que llevo puesto está cerca de igualar lo que tienes tú.
—Por favor ignora lo que tengo puesto. Sigo siendo yo. Esto es lo que se espera de mí esta noche. Y no es precisamente por mí, sino por mi padre.
—No entiendo.
—Sí, a pesar del tiempo que hace que está muerto, siguen premiándolo por sus estudios y descubrimientos científicos. Yo estoy muy lejos de parecerme a él. En esta ocasión debo acompañar a mi madre y recibir el premio por él, por ella. Pero te aseguro que prefiero estar en cualquier parte menos allí, por eso quiero tu compañía. Sería lo único que me calmaría y me mantendría en el lugar.
Lo dijo con tanta sinceridad en su rostro que Ángel no pudo más que aceptar acompañarlo y suplicar porque Dios lo ayudase a pasar el trance.

Continuará…


Puedes adquirir este libro en:






lunes, 6 de octubre de 2014

Entrevista a Amanda Darlington

Gracias a la autora por hacer posible esta entrevista.



Biografía:

Nací el 12 de abril de 1968 en la ciudad de Panamá, soy secretaria Legal y estudiante de Licenciatura en Derecho y Ciencias Políticas.
Inicie en los afanes literarios con quince años de edad, estudiando cuarto año de escuela secundaria, al principio no fue fácil, enfrente mucha oposición tanto familiar como de amistades que no entendían mi talento y lo tomaban como simple hobby, me aconsejaban que fuera realista e intentara realizarme como mujer, en vez de perder el tiempo en cosas improductivas.Perseverante y terca insistí, publicando mis escritos en un blog personal donde tengo cinco cuentos y una mini novela policíaca. En el 2006, escribo una novela de ciencia ficción basada en una fuerte y triste vivencia personal. Una novela que no les dejará indiferentes.


1) ¿Preséntanos a Amanda?

Amanda es una mujer que desde muy temprana edad le gustó escribir historias, nací el 12 de abril de 1968 en la ciudad de Panamá, soy secretaria Legal y estudiante de Licenciatura en Derecho y Ciencias Políticas. Actualmente estoy en los últimos años de la carrera. Tengo 46 años de edad, y más de treinta años de escribir, aunque de forma privada porque en Panamá no es fácil que te publiquen algo si no hay un apellido rimbombante de por medio o recursos económicos suficientes para que te presten atención.

2) ¿Qué te llevó a escribir? y ¿Cómo nació ese gusto por la escritura?

Inicie en los afanes literarios con quince años de edad, estudiando cuarto año de escuela secundaria. Fui puliendo al correr del tiempo mi estilo de escribir, para llegar a lo que soy en la actualidad. 
Mi gusto por la escritura nació mientras veía series de televisión. Muchas veces no me gustaba el final de alguna de ellas, y me ponía a fantasear que hubiera pasado si… e introducía algún personaje de mi invención. Otras, como la novela que hace poco publicaron nacieron de vivencias profundamente importantes y tristes, que marcaron mi vida y mi corazón. 

3) ¿Cuál son tus lecturas favoritas?

Mis lecturas favoritas son novelas de misterio, policiales, novela histórica, me encantan las que tienen que ver con la edad antigua, los césares romanos y la historia egipcia, la segunda guerra mundial .
Me impacto profundamente leer Quo Vadis, de E.Sienkiewickz y de las actuales, Vindicatio de Arlette Geneve. Y en cuanto a romance, Oliver… Olivia? Me pareció una historia preciosa con personajes ricos en vida emocional, situaciones de drama, peligro y sobre todo un romance hermoso.

4) ¿Cómo describirías el proceso de escritura hasta la finalización de un libro?

Es un proceso largo. Inicia con una idea que te la puede dar una serie o una película, o una vivencia profunda que te haya marcado. Luego llega el momento de plasmarla en papel lo que toma unas veces dos o tres semanas, tres meses o como en esta, casi ocho años, tuve muchos obstáculos para que saliera a la luz. Viene el momento de corregir y de detectar si hay partes flojas de argumento, diálogos infantiles y faltos de peso, escenas huérfanas de emoción y drama o puntos oscuros que al leer hace que el lector se pregunte, sobre el personaje ¿Qué lo lleva a actuar así?. Revisión de ortografía y redacción, para luego enviarla al editor. Si gusta, te lo publican, si no, no pasa nada. 
A veces se peca de ser impaciente y hasta un poco negativo cuando uno va a presentar un trabajo, los nervios te ganan, la inseguridad te ataca, y dices, no les gustó mi trabajo. Y eso inhibe a la hora de decir, voy con editorial o no. Yo me había resignado a que mi historia quedara colgada en algún web site donde se comparten relatos gratis o como historia sacada de alguna película, pero encontré quien creyera en mi talento, lo cual agradezco profundamente. 

5) ¿Te dedicas a escribir de manera profesional o por hobbie?

Yo escribía por hobbie cuando era jovencita, era un entretenimiento que de a poco se convirtió en una gran pasión. Es relajante llegar a sumergirse en la creación de una historia después de un día de duro trabajo en una oficina donde el estrés esta multiplicado por mil. Y lo digo porque trabajo con el mundo de la ley. Ahora, con una novela publicada puedo decir que entre con buen pie al mundo del escritor profesional. 

6) ¿Cuando escribes, piensas en algún público en especial?

La mayoría de mis novelas son para público adulto, la que publico, no tiene tantas escenas hot, porque la temática de la misma no las requiere tanto. La que lo necesite o su tema sea otro, las tendrá en la cantidad que sea necesaria.

7) ¿Cuéntanos sobre tu novela?

Estado de Sitio nació a partir de una vivencia profundamente triste que me marco hace seis años, la cual me llevo a un estado depresivo del que solo me recupere cuando inicie labores en un nuevo empleo. Ese mismo año 2006, inicie su proceso de escritura, con miles de obstáculos, porque se me daño el equipo donde la estaba escribiendo, luego la impresora, no tenia aun conexión fija a internet para investigar, en fin. 
El año pasado, me integré a grupos de libros en facebook, medio por el que conocí a Nueva Editora Digital, a Bea Sylva con su equipo editorial, la envié para que la revisara, después de ver los puntos oscuros y flojos del argumento. 
Estado de Sitio cuenta la historia de María de Los Ángeles Almanza, abogada, enfrenta un momento crítico en su vida personal, haciendo tambalear su equilibrio mental y emocional, llevándola a tres intentos de suicidio. Santiago Ferrabone, fiscal militar, un hombre con muchos enigmas en su pasado, incógnitas en su futuro, lleno de rencores y resentimientos con la realidad de vida que le tocó, es el amor por este hombre el que casi desgracia la vida de María de los Ángeles. John Daniel Komatsu, abogado y científico japonés, un hombre sin secretos ni fantasmas ofrece a la protagonista su amor incondicional.
Todo esto, en momentos donde Panamá se juega su supervivencia como nación y país. Una invasión extraterrestre, traición al suelo patrio, catástrofes que resquebrajan la economía de un país admirado por su lucha para recuperar su Canal Interoceánico, enfrentando un destino incierto, en un mundo en colapso. Ambiciones, rencores, el triunfo del amor en un mundo que se transforma y no precisamente para bien.
Es una novela de ciencia ficción, con romance paranormal y la lucha de una nación por mantener su existencia en el concierto de naciones del planeta.

8) ¿Con que estilo de libros enmarcarías los tuyos?

Tengo dos géneros en los que suelen estar mis libros. El romance paranormal, de ciencia ficción, y la novela policiaca y de misterio. 

9) ¿Qué tipo de problemas suelen surgir cuando uno quiere publicar su primera novela? y ¿Fue difícil empezar?

Si, fue muy difícil empezar y tuve muchos obstáculos, en verdad, sobre todo de gente que no reconoce o lo que es peor, le molesta que tengas talento para algo. Son gente de a pie, que viven nada mas dentro de su cotidianidad, que no les interesa aprender ni saber algo más de lo que saben, que creen que estudiar es perder el tiempo, que si leen es el periódico para ver a quien mataron, a quien le robaron, a quien secuestraron, el ultimo chisme político, la pagina roja de los crímenes, los chismes de farándula, el horóscopo, el consultorio sentimental y hasta ahí llega su “lectura”. Dicen que de la abundancia del corazón habla la boca, y eso se nota en el léxico pobre y tonto que tienen. Por eso no todas mis amistades saben que tengo este talento, porque no todos comprenden ni creen en uno.
Una de las oposiciones mas fuertes fue la de la familia, que decía que yo no tenía talento, que me dedicara a estudiar una carrera, lo que hice, y que luego consiguiera marido y tuviera mis hijos, realizarme como mujer y dejar de pensar en tonterías y cosas improductivas. Incluso hubo quien dijo que si fuera mi esposo me quemaba todos mis manuscritos, se encerraba conmigo en un cuarto y a punta de azotes me quitaba ese supuesto “talento”, pero sucede que soy terca, perseverante, tenaz y no me rindo. Sabía que algún día me saldría con la mía. En la actualidad quien hizo ese comentario, no me habla, y yo, quien no me aporte nada positivo, sencillamente lo dejo de lado. 
En nuestros países latinoamericanos, existe el dicho “Nadie es profeta en su tierra”. Y mi país no escapa a esa realidad. Las editoriales nacionales no te publican si no eres hijo de fulano de tal, si no tienes apellido de gente rica, si no tienes plata. Te miran como si fueras un escapado del hospital de enfermos mentales, te aceptan el manuscrito pero cuando viras la espalda, te lo echan a la basura o lo que es peor, se lo roban y lo presentan como suyo. Yo quise participar en un concurso en mi país y nunca me devolvieron los tres ejemplares que llevé. Ni siquiera vi las correcciones. Si quieres que tu novela se publique, debes irte fuera del país a probar suerte. De lo contrario, serás mirado como algo que estás muy lejos de ser. 

10) ¿Crees que la auto-publicación de libros en Amazon u otras plataformas va a suponer un cambio en el mundo editorial?

La auto-publicación de libros en Amazon, Lulu, y otras plataformas es un cambio en el mundo editorial, sobre todo para autores que en sus países de origen no les dan la oportunidad de ser publicados y que se conozca su talento, por carecer de recursos para publicar en su país, un apellido importante y una fortuna respaldándolos. 
De ese modo muchos autores que hemos estado años en la sombra, en espera de que exista un mecenas que nos descubra, haremos realidad un sueño muy querido por nosotros. Aun no he pensado si quiero ponerla en papel, me encantaría, pero no sé cómo hacerlo, siento que es el único paso que me falta, y nada me agradaría más que verla en físico.

Muchas gracias por tu amabilidad.

Estado de sitio

María de Los Angeles Almanza, abogada, enfrenta un momento crítico en su vida personal, haciendo tambalear su equilibrio mental y emocional, Santiago Ferrabone, fiscal militar, un hombre con muchos enigmas en su pasado, incógnitas en su futuro, lleno de rencores y resentimientos con la realidad de vida que le tocó, John Daniel Komatsu, abogado y científico japonés, un hombre sin secretos ni fantasmas ofrece a la protagonista su amor incondicional.
Todo esto, e momentos donde Panamá se juega su supervivencia como nación y país. Una invasión extraterrestre, traición al suelo patrio, catástrofes que resquebrajan la economía de un país admirado por su lucha para recuperar su Canal Interoceánico, enfrentando un destino incierto, en un mundo en colapso. Ambiciones, rencores, el triunfo del amor en un mundo que se transforma y no precisamente para bien. 





¡Muchas gracias Amanda!

domingo, 5 de octubre de 2014

Leer las consignas para participar del sorteo

Lean por favor las consignas o serán descalificados, no es tan difícil y toma solo unos minutos. No olviden dejarme en la entrada del sorteo su nombre y mail, para constatar que hayan cumplido. Solo agregaré a la lista de sorteo a aquellos que hayan hecho lo que corresponde, si no, no sería justo para aquellos que si se tomaron el tiempo. 

Sorteo Internacional

Comienzo del sorteo 05/10/2014 hasta 15/10/2014 el día 16/10/2014 publicaré los ganadores aquí en el blog.

Sorteo que beneficiará únicamente a mis seguid@s. Para ello debes dejarme un comentario debajo de esta entrada con el nombre con el que apareces en tus páginas y  tu mail. Completar el formulario con los datos. Si no tienes alguno de los links pedidos hazte una cuenta siempre te será útil para próximos sorteos en este y otros blogs.  Sígueme aquí en blogger, en mi twitter, en mi página de autor, en mi bloglovin Debes dejar en tus páginas el avatar con el enlace a esta entrada para que tus seguidores puedan enterarse del sorteo. Sortearé tres ejemplares de Mi Ángel... mi guardián. Quien no cumpla las reglas será eliminado.

Si no hay al menos 20 participantes el concurso sera alargado o cancelado en caso de poca participación. El premio sera enviado por mail.








Sorteo cerrado

Dado a que no han seguido las simples pautas impuesta para participar y no se alcanzó la cantidad de anotados esperado no haré el sorteo. Las consignas eran muy fáciles, por lo que decidí darles la novela solo a aquellas personas que si cumplieron con todo lo estipulado.  Mañana las daré a conocer.


Cadena de Comentarios

Me uno a esta cruzada que como bien dice el título es una cadena de comentarios. Esta iniciativa esta promovida por el blog Entre Libros y Tinta para incentivar a nuestros visitantes a dejarnos un comentario tras su visita. Como bien dice nuestra amiga PeBez a tod@s nos gusta recibir comentarios por nuestro trabajo. No cuesta mucho y hacemos saber al bloggero que leímos su entrada y que su trabajo no fue en vano.



<a href="http://www.bloglovin.com/blog/11398445/?claim=sbxbtp7prst">Follow my blog with Bloglovin</a>

Layouts ww.iglup.com