src='//load.sumome.com/'/> Gloria V. Casañas ~ Marisa Citeroni

miércoles, 17 de abril de 2013

Gloria V. Casañas

Quiero empezar esta entrada, contandoles que cuando me decidí a entrevistar a las autoras, nunca me imaginé tener tan buena aceptación. Todas y cada una me a recibido y respondido con mucha amabilidad.
Son todas de una gran calidad humana y les estoy muy agradecida por sus colaboraciones, para todos aquellos que nos iniciamos en este hermoso camino de la escritura.

Entrevista a Gloria V. Casañas





A modo de presentación y para conocerte cuéntanos ¿Desde cuando escribes y cuáles son tus obras editadas?

Escribir es algo que siempre hice, desde pequeña. Poesías, cuentos, diarios de viaje, me recuerdo llevando cuadernitos a todas partes. La escritura me acompañó de manera silenciosa, ya que no mostraba a nadie lo que hacía. Recién ahora, y a partir de mi participación en foros de lectura de novela romántica, me atreví a presentar algo mío a una editorial. Fue con “En alas de la seducción”, y por el contacto que el foro Gauchas Románticas tenía con las editoriales argentinas.  Esa novela fue publicada en 2008. Luego siguió “La maestra de la laguna”, en 2010; “Y POR” en 2011, y la última, “El ángel roto”, en 2012.

¿Cuáles de los libros que has escrito hasta ahora es tu favorito y por qué?

Tengo diferentes razones para preferir a cada uno, porque la vida quiso que los escribiese en etapas significativas para mí. Y PORÂ, por ejemplo, se fue gestando en medio de un año muy difícil, de pérdidas de cosas importantes, por eso en un momento dado sentí que lo escribía “en carne viva”, como si los avatares de la guerra los estuviese pasando yo misma. Por otro lado, “La maestra de la laguna” es el libro que me dio más lectores y satisfacciones hasta ahora. Le debo mucho. Y conservo debilidad por “En alas de la seducción” debido a que allí figura todo lo que me gusta.

¿Te corregís a si misma tus escritos o tenes corrector literario?

Me corrijo continuamente, cada vez que retomo la escritura vuelvo al principio de ese capítulo y releo todo. Siempre estoy corrigiendo, no sé si eso será bueno o malo, pero cuando entrego la novela a la corrección editorial, ya está pulida varias veces. Eso no quita que pase por la revisión del corrector de la editorial, ya que es un camino obligado.

¿Qué libro o escena de un libro te ha costado más escribir y por qué?

Con “El ángel roto” me planteé el desafío de retomar un personaje ya conocido de otra novela anterior. Eso es difícil, porque el lector ya se forjó una imagen y tiene expectativas. Y también porque una misma, al escribirlo, debe conservar la esencia de ese personaje, no traicionar lo que se dijo en un principio. Asimismo, hay que respetar fechas y situaciones que ya se vivieron en la novela anterior.

¿Cómo te gusta más leer y publicar: en digital o en papel?

En papel, me gusta llevar el libro y ver la letra impresa. Me gustan las páginas amarillentas, las ilustraciones gastadas de tanto hojearlas….Reconozco que soy de una generación que se crió entre libros de papel solamente, quizá sea por eso. Lo digital me resulta más utilitario, para los casos de estudio o investigación donde se requiere consultar muchos textos a la vez, no lo elegiría para la lectura de placer.

¿Le dedicas mucho tiempo a la investigación antes de un nuevo proyecto, o lo vas haciendo sobre la marcha?

Sí, desde mucho antes de empezar a escribir una novela, y aun cuando todavía estoy con otra, reúno material y leo temas que sé que abordaré. Me siento respaldada cuando tengo ese acopio de libros o documentos.  Pero también se van agregando otros que surgen mientras escribo. Aparecen publicaciones nuevas, o encuentro de pronto un libro que creía imposible de hallar. En ese caso, lo voy trabajando en forma simultánea. No tengo reglas al respecto, se van dando las formas de trabajar según los casos. Y lo más extraordinario es que cuando me interesa un tema, por arte de magia los libros aparecen ante mí, como si a partir de esa decisión tuviesen vida y me llamasen.

¿Cuál es tu mejor ambiente para escribir?

Mi cuevita, como yo la llamo, es una habitación junto a la biblioteca de mi casa, aunque escribo en cualquier parte si hace falta.


¿Tenes alguna escritora nacional o extranjera preferida que te inspire para escribir?

Por supuesto, hay modelos que admiro, como Cristina Bajo, Florencia Bonelli, Reyna Carranza, Lucía Gálvez…podría nombrar a varias escritoras. Es difícil limitarse a una. De las extranjeras que escriben novela romántica me gustan mucho Susan King, Mary Jo Putney, Patricia Ryan, y también en este caso me quedaría corta.

¿Estás en este momento con un nuevo proyecto, nos puedes adelantar algo?
Todavía no puedo decirlo, es un proyecto que es también histórico, de una época posterior a la de mi último libro. Quizá lo anuncie durante la Feria del Libro.


¿Qué opinión te merece el fenómeno cincuenta sombras, y qué opinas de escribir erótica?

Me parece válido, no debe haber limitaciones en los temas ni en los estilos. La escritura es libre, es una expresión, y el lector elige la que le gusta. Lo de Cincuenta Sombras de Grey es un caso extraordinario, porque se dio en todos los países donde se publicó, y el interés del público no decayó nunca. Creo que todo escritor ambiciona eso, ser leído por mucha gente.


Te agradezco la deferencia que has tenido en responder y es un placer poder tenerte en mi blog.

El placer es mío, Marisa, me encanta formar parte de tu blog.




 En un rincón remoto de la Patagonia argentina, un hombre se oculta del mundo y, sobre todo, de su pasado.
Newen Cayuki, por cuyas venas corre la sangre de los bravos indios tehuelche, sabe que los dioses le han negado todo, incluido el amor. Pero lo que nunca imaginó es que la maldición tomaría la forma de una hermosa mujer blanca, ni que su encarnizada lucha contra ella acabaría en la derrota más dulce, la de la rendición por amor.
Cordelia no tiene otro propósito, al llegar a ese lugar en el fin del mundo, que ayudar a su querido hermano gemelo. Llevada por su audacia, pensó que la misión sería fácil, pero no contaba con la presencia imponente de aquel bárbaro que la intimida, la repudia, y parece odiarla por alguna oscura razón.
Cordelia y Newen pertenecen a dos culturas totalmente distintas, sus mundos no comulgan en esta tierra. Sin embargo, nada podrá romper el lazo invisible que se crea entre ellos. Y como una bendición, la magia ancestral de los antiguos, bajo la sombra de las alas del cóndor de los Andes, los ayudará a desenredar la maraña de sentimientos que ata sus corazones.
“En alas de la seducción” es la primera novela de Gloria V. Casañas, quien se revela en esta obra como una verdadera artesana en el arte de narrar historias románticas.



Elizabeth O´Connor, una de las maestras norteamericanas que Sarmiento consigue traer a la Argentina, no sospecha hasta qué punto aquella empresa sobrepasa sus expectativas. Valiente, culta y decidida, su sangre irlandesa es puesta a prueba más de una vez, tanto en la Gran Aldea que sigue siendo Buenos Aires como en la pampa brava, donde el eco de los malones resuena aún, a la luz de la estrella del gran Calfucurá.
La joven maestra trae consigo la nueva enseñanza, pero ignora que bajo la Cruz del Sur existen otras lecciones que ella debe aprender, en una sociedad salvaje donde las reglas son escritas con sangre y en la que los códigos del amor son muy distintos a los de su Massachusetts natal.
Mientras tanto, en el Río de la Plata, un hombre de alcurnia que busca olvidar su condición y hundirse en el oprobio, lejos de la sociedad que lo vio nacer, es sin duda un condenado, pero…no hay condenado que no desee la salvación.
¿Podrá una mujer civilizada, sin otras armas que su educación y su perseverancia, redimir al alma más oscura?




La sangre de cuatro pueblos tiñe de rojo las aguas de los grandes ríos. La Guerra de la Triple Alianza extiende un manto de tragedia sobre la cuenca del Plata y deja profundas huellas en el suelo guaraní. En ese temible escenario, por donde desfilan desde Bartolomé Mitre y Francisco Solano López hasta futuros presidentes, como Carlos Pellegrini, artistas desconocidos y un gaucho milagrero, como Antonio Gil, las vidas anónimas se vuelven protagonistas. Bautista Garmendia, un hombre manso de la ribera correntina, se ve de pronto arrancado de su aislamiento y empujado a una contienda que lo enfrenta a sus propios fantasmas, sin sospechar el destino que lo aguarda en la trinchera enemiga. Desde la dulce tierra paraguaya, Muriel Núñez Balboa, desafiante en su hermosura, pone en tela de juicio todo lo que Bautista juzga correcto. Ambos se verán sacudidos por un amor prohibido que trasciende las fronteras. La guerra es el gran personaje de esta novela, y ella removerá sin piedad las entrañas de otros hombres y mujeres que, junto a Bautista y Muriel, también se debatirán entre la intriga, las pasiones, la traición y el heroísmo. ¿Puede haber amor en medio del espanto? Es la gran pregunta que todos los protagonistas de esta historia tendrán que responder por sí mismos, cada uno a su manera, antes de que caiga el telón de la última batalla.








Corre el año 1876, y la presidencia de Nicolás Avellaneda se estremece bajo los ecos de una frustrada revolución. La crisis económica sacude al país y el encono partidario entre mitristas y alsinistas desborda los cafés y las calles de Buenos Aires. La colonización agrícola se yergue como una promesa en los rostros de los inmigrantes que llegan en oleadas: los tanos, los turcos, los gaitas y los rusos cambian la fisonomía de una ciudad que deja atrás su pasado de Gran Aldea. A ese escenario turbulento regresa Julián Zaldívar y Durand, y retoma los lazos que lo unían a la clase dirigente. Sin embargo, no es el mismo de antes. La sociedad porteña se horrorizaría si supiese lo que el soltero más codiciado del momento esconde en su propia casa. El hombre que regresa a su tierra a lamerse las heridas, como el león a su madriguera, se verá envuelto en toda clase de intrigas: políticas y de alcoba. Él, que había jurado no volver a enamorarse. Una mujer ilícita, una viuda intrigante, una joven desamparada y un antiguo amor ponen a prueba esa decisión. Entre los debates de los hacendados en la Sociedad Rural, la xenofobia en las pampas y los misterios del universo femenino, Julián Zaldívar, porteño nacido en cuna de oro, se enfrentará a los fantasmas de su propio pasado. En la más intimista de todas sus novelas, la autora pinta un fresco de la Buenos Aires de las últimas décadas del siglo XIX, con todos los matices que la convirtieron en la Reina del Plata.


¡¡¡ Muchas Gracias Gloria V. Casañas !!!

0 Pasiones:

Publicar un comentario

Layouts ww.iglup.com